miércoles, 19 de noviembre de 2014

... Declaración sin esperanza


  
"¿Que opinarán esos señores de una declaración sin esperanza? Él, por su parte, le daba gran importancia, afirmando que una felicidad indecible estaba ligada a ello.  En efecto, el acto de la confesión despertaba repugnancia y acarreaba mucha humillación, pero aproximaba de todos modos, por un momento, al objeto del amor, introducía a éste en la confidencia, en el elemento de la propia pasión y, aunque todo hubiese terminado, la pérdida eterna estaba bastante pagada con la felicidad desesperada de un instante, pero la confesión es violencia, y cuanto más grande es la repugnancia que se le opone, mayor es el placer que procura"

Thomas Mann  -La montaña mágica-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar un comentario