lunes, 5 de enero de 2015

... Nada en absoluto

 
La suprema finalidad, señores, es no hacer nada en absoluto.  La inercia contemplativa es preferible a todo.  ¡Por lo tanto, viva el subsuelo!  Aunque haya dicho hace poco que envidio al hombre normal hasta la última gota de mi bilis, cuando lo veo tal como es renuncio a la normalidad (aunque sin dejar de tenerle envidia).  ¡No, no, el subsuelo es siempre preferible!  Allí, al menos, se puede... ¡Ah! ¡Ya estoy mintiendo otra vez!  Miento porque estoy convencido, tanto como de que dos y dos son cuatro, de que no es el subsuelo lo mejor, sino otra cosa muy distinta, a la cual aspiro, pero que no sé qué es.  ¡Al diablo con el subsuelo!
¡Si pudiera creer una sola palabra de lo que estoy escribiendo!  Pues les juro, señores, que no creo ni una sola y miserable palabra.  Mejor dicho, tal vez crea, pero, en el momento mismo de decirlas, sospecho, no sé por qué, que miento como un bellaco.
"Entonces, ¿por qué ha escrito usted todo esto?", me preguntarán ustedes seguramente.
Me gustaría saber lo que habrían escrito si yo les hubiese tenido encerrados e inactivos durante cuarenta años y, transcurrido ese tiempo, les hubiera ido a visitar al subsuelo para comprobar en qué se habían convertido ustedes.  Sí, me habría gustado oírles.  ¿Se puede dejar durante cuarenta años a un hombre solo y sin ocupación?
"Pero eso es vergonzoso, humillante- me dirán ustedes, quizá, moviendo la cabeza con desprecio-.  Usted tiene sed de vida, pero quiere resolver las cuestiones vitales por medio de absurdas lógicas.  ¡Cuánta ostentación, cuánta impudicia hay en todo eso!  (...)
 
------------------------
 
"Memorias del subsuelo" de  Fedor Dostoyesvki.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar un comentario