sábado, 2 de mayo de 2015

... La dependiente y ella misma


<<... La dependiente sufre de baja autoestima y adolece de carencia afectiva. La dependiente, como diría Woody Allen, tiene su nivel de autoestima un puntito por debajo de la de Kafka.  O sea, que se ve a sí misma como una cucaracha.  No espera ni echa a faltar el cariño real de su pareja porque tampoco lo siente hacia sí misma, y generalmente tampoco lo ha recibido de las personas más significativas a lo largo de su vida (padres, hermanos, familia en general, profesores...). Por eso tiene tanto miedo a la soledad.  Porque nadie soporta quedarse a solas con alguien a quien no aguanta.  El autoconcepto es también bajo por simple coherencia con la autoestima, aunque esto en ocasiones no es así en tanto pueden desarrollar habilidades en las cuales adquieran confianza y seguridad (por ejemplo, en en área laboral)...>>
--------------------------
Fragmento del libro, "Ya no sufro por amor"
Autora:  Lucía Etxebarría