jueves, 11 de febrero de 2016

... Los refugios de piedra



<<..  El entretenimiento se consideraba fundamental. Los largos inviernos confinaban a la gente en sus moradas durante prolongados períodos de tiempo, y era necesario encontrar maneras de aligerar la tensión del confinamiento. Se cantaba y bailaba, tanto individualmente como en comunidad, y quienes sabían tocar la flauta estaban tan valorados como los que hacían lanzas o cestas. Ayla ya había podido constatar la consideración de que gozaban los fabuladores. Incluso el Clan contaba con sus propios fabuladores, recordó Ayla, y la mayor satisfacción de la gente era volver a escucharlos contar historias que ya conocían.

Les gustaba escuchar las mismas historias, pero también valoraban la novedad. Jóvenes y viejos jugaban con entusiasmo a las adivinanzas y a los juegos de palabras. Se recibía con los brazos abiertos a los visitantes, aunque solo fuera por las anécdotas que explicaban. Se les pedía que contaran su vida y sus aventuras, tanto si eran buenos narradores como si no, porque siempre tenían algún interés y daban que hablar durante las largas horas que pasaban sentados al lado del fuego en invierno. Casi todo el mundo era capaz de contar una historia interesante, pero a quienes demostraban una gracia especial se los impulsaba a visitar las Cavernas vecinas, y así nacieron los fabuladores ambulantes, los había que se pasaban la vida, o como mínimo unos cuantos años, viajando de Caverna en Caverna, llevando noticias, transmitiendo mensajes y contando historias. Era a ellos a quienes mejor se recibía.

Los fabuladores, aunque pudieran, no cazaban ni recolectaban para sobrevivir. Se les ofrecían regalos para animarlos a volver, y cuando se hacían viejos o se cansaban de ir de un lado a otro, se instalaban en la Caverna que preferían...>>

----------------------
Libro 5º "Los refugios de piedra" de Jean M. Auel 

 -Los hijos de la Tierra-  (fragmento) 

De la saga  "El clan del oso cavernario"


------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar un comentario