viernes, 8 de abril de 2016

... La tarea de escribir



<<...  Imprimió en papel el texto. Luego guardó el documento, apagó el ordenador y lo apartó hacia un lado de la mesa. Entonces se puso la copia que había imprimido delante y la releyó cuidadosamente con un lápiz en la mano. Aquellas partes que consideraba sobrantes las tachaba de nuevo y las que le parecían insuficientes las completaba y corregía hasta que quedaba convencido de que no había nada que desentonara con el resto. Ponía todo su cuidado en elegir las palabras que cada caso requería y probaba a encajarlas desde diferentes ángulos, como quien elige azulejos para cubrir pequeñas fisuras en un baño. Si no encajaban bien, modificaba la forma. Una ínfima diferencia de matices podía dar vida a un texto o echarlo a perder. 

La impresión que producía un texto, aun siendo el mismo, al verlo en la pantalla del ordenador o impreso en folios era ligeramente diferente. El tacto de las palabras también cambiaba dependiendo de si estaban escritas con lápiz en papel o de si habían sido tecleadas en el ordenador. Era necesario inspeccionarlo desde las dos ópticas. Encendió el aparato e introdujo en la pantalla cada corrección realizada a lápiz en la copia impresa.

Sentado en la silla, Tengo estiró la espalda, miró hacia el techo y lanzó un gran suspiro. Por supuesto, eso no quería decir que hubiera terminado. Si cada día lo releía, encontraría nuevas cosas que corregir...>>

Haruki Murakami

2 comentarios:

  1. ¡Qué difícil es escribir! y mas aún que dicicil hacerlo bien o mínimamente en condiciones. Tu lo haces muy bien cielo lo sabes

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las dos Cuarent, cuando nos conocimos ya escribíamos. Yo también te he leído y continúo leyéndote, y me gustan tus letras y sabes que gustas lo demuestran todos esos lectores que te seguimos desde hace tiempo. Es difícil, sí, pero ahí seguimos y seguiremos porque sobre todo disfrutamos mucho haciéndolo. Besos

      Eliminar

Puedes dejar un comentario