martes, 30 de agosto de 2016

... Todo vuelve, no dudes, todo vuelve, ¡vuelve la vida, vuelve la muerte!

                                                 
                                                     
 [Han vuelto los vencejos]

Han vuelto los vencejos 
(las cosas naturales vuelven siempre):
las hojas de los árboles, 
a las cumbres las nieves.
Han vuelto los vencejos;
lo que no es arte vuelve;
vuelta constante es la Naturaleza
por cima de las leyes.
Han vuelto los vencejos;
¿ves cómo todo vuelve?
todo lo que ha brotado al sol desnudo
de la inexhausta fuente;
todo lo que no fue de algún propósito
producto endeble.
Han vuelto los vencejos,
¡augusto ritmo, única ley perenne!
¡El año es una estrofa
del canto permanente!
Todo vuelve, no dudes, todo vuelve,
¡vuelve la vida,
vuelve la muerte!
¡Cuanto tiene raíces en la tierra
al fin y al cabo vuelve!
Han vuelto los vencejos,
y al pecho aquellas mismas ansias vuelven!...
Ahora comprenderás lo que en la vida
quiere decirnos: "¡siempre!"
Siempre quiere decir la vuelta, el ritmo,
la canción de la mar en la rompiente;
si la ola se retira
ha de volver, pues es de lo que vuelve.
Vuelve todo lo que es naturaleza,
 y tan solo se pierde
lo que es remedio vano de los hombres:
sus artificios, invenciones, leyes...
Han vuelto los vencejos,
como ellos vuelven..., ¡siempre!
con su alegre chillar el aire agitan,
y el cielo con su raudo ir y volverse
al caer la tarde
cobrar vida parece.
No se posan, ni paran, incansables;
sus pies, ¿pa `a qué los quieren?
Les basta con las alas,
criaturas celestes.
Con ritmo de saeta, ritmo yámbico,
los versos vivos de su vuelo tejen,
chillando la alegría
de sentirse vivientes...
Han vuelto los vencejos;
los del año pasado, los de siempre;
los mismos de hace siglos, 
los del año que viene,
los que vieron volar nuestros abuelos
encima de sus frentes,
y encima de las suyas nuestros nietos
verán también volar negros y leves.
Han vuelto los vencejos,
 criaturas del aire que no mueren
-¿quién muertos los ha visto?-.
heraldos de la vida, amantes fieles
del largo día de la mies dorada;
¡han vuelto los de siempre!...
¡Vencejos inmortales,
alados hijos de natura fuerte,
heraldos de cosechas y vendimias,
mensajeros celestes,
bien venidos seáis a nuestro cielo,
vosotros..., los de siempre!
..................................

Libro DE TERESA (1924)

(Rimas de un poeta desconocido, presentadas y presentado por
Miguel de Unamuno)
........................................

Vencejo común

(Apus apus)

Los vencejos suponen la adaptación extrema de las aves a la vida aérea. Todo su ciclo vital se puede desarrollar en vuelo, excepto la nidificación, si aterriza en el suelo por accidente será incapaz de levantar el vuelo al menos que se les ayude, le resulta muy difícil levantar el vuelo aterrizar le supone un desafío para sus frágiles patas. Un ave capaz de volar mientras duerme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar un comentario