sábado, 17 de junio de 2017

... 11 - 11 - 11



<<... Amparo lo decía siempre. Una de las cosas que más le gustaría hacer en esta vida, era poder comprar tiempo, unos cien años, y volver después, poder ver cómo estaban las cosas, ver cómo sería la vida, verlo todo.

Como cualquier persona que va planificando su vida, ella iba pensando que podían congelarla ahora que era joven, así, cuando "resucitara" podría tener la energía, la apariencia, la fuerza, el entusiasmo juvenil, y la vida por delante...

En este mismo año, el azar o el destino llenaron su vida de dinero en el gran sorteo de lotería de la O.N.C.E del 11-11-11. Tanto, que podía vivir tres vidas como la que llevaba sin preocuparse de la economía.

Buscó el mejor abogado, y juntos iniciaron un peregrinar por el mundo de "la Ciencia de la Criogenización" Lo que para Amparo supuso -dormir una noche- en la vida real habían transcurrido noventa y nueve años... Noventa y nueve años durmiendo.

Cuando fue consciente de su vuelta a la vida, se vio rodeada de máquinas y pantallas. Las pantallas hablaban un idioma que Amparo no alcanzaba a distinguir. Las máquinas la observaban y la manejaban de aquí para allá sujeta a una especie de tubo metálico acristalado.

Las mismas máquinas la liberaron del tubo, echándola a la basura junto con otros residuos, en un vertedero de virutas metálicas en medio de un descampado. Y Amparo lloró, porque por fin pudo ver el cielo, y la luna y las estrellas, y las nubes y el suelo de tierra. 

Y nada más pisarlo, aquello empezó a moverse con rapidez, al mismo tiempo que una red metálica sellaba todo el vertedero e impedía todo intento de escapar de allí. Avanzaba a una gran velocidad en dirección a una trituradora. Mientras aquel turbión aspiraba a Amparo, pudo ver, fugazmente, fragmentos de su "experiencia" escritos en su idioma en una maldita pantalla del lateral...>>
...................................................
Fragmento "Reliquia" del libro Charlas con mi espejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar un comentario