domingo, 17 de junio de 2018

... Cuando vuelvas no me encontrarás por ningún lado


- mi primer selfie entre los años 2007-2008 -

Selfie es un término inglés que se emplea como sinónimo de autofoto o autorretrato. Se trata de una práctica que tiene más de un siglo de antigüedad, pero que ganó una gran popularidad en el siglo XXI gracias a las nuevas tecnologías y a las redes sociales. Una selfie consiste en sacarse una foto a uno mismo.
....................................................
... deseo que me encuentres
en esencia,
que te atraiga mi luz,
aquella luz
que te recuerda a mí,
a aquella esencia
que tú me dejaste impregnada,
a aquella luz,
aquel resplandor
que tú  hiciste fulgurante ...

(... Delirio)
...................................................

" es menuda como un soplo
tiene el pelo marrón
y un aire entre tierno y triste
como un gorrión.

Le gusta volar bajito
ir de balcón en balcón
donde no lleguen los gatos
como un gorrión ...

Y pasearse por las nubes
y dormir en un rincón..." 

domingo, 10 de junio de 2018

... ¿Qué haré cuando todos mis días sean domingo?



Qué haré si no me acuerdo apenas de cuando tenía disponible todo mi tiempo porque eso fue antes de cumplir mis catorce años de vida. No existe período de transición para adaptarme, es de hoy para mañana, es..., mañana me despierto como de costumbre, y ya. Conozco gente que ha vivido así, que continúa viviendo así con todos sus días en domingo. Ellos, en su normalidad, deben estar acostumbrados, pero yo no. Yo descubrí nada más cumplir la escuela que la vida tenía un precio que había que pagar por el hecho de estar vivo o quizá por no adaptamos a vivir solo con lo que la Naturaleza nos ofrece. Entonces nos introducen o entramos solitos en el sistema, en la rueda del sintiempo y ya no paramos de rodar y rodar, convertidos en seres invisibles, maleables y dúctiles, mientras alguien dirige tus hilos de marioneta, y así la gran mayoría de los seres humanos aunque algunos quieran creer lo contrario, así el transcurrir de sus vidas, así la vida laboral hasta que todos tus días se convierten en domingo y tú apareces cargado de años y ocupando un lugar en ese otro sintiempo porque el tiempo que me queda de andar por el mundo se ha reducido considerablemente, sin apenas darme cuenta. Acabo de entrar en ese estatus de persona mayor..., en este lugar donde casi no me reconozco pero, efectivamente, ahí estoy.

Me pregunto ¿qué haré cuando todos mis días sean días de domingo? Y añoro mis 30, 40 y 50, añoro ese tiempo en que yo tenía esa edad, pero yo quiero esos años ahora, ahora mismo ahora con todo mi tiempo disponible... Ya, no volverá, no volveré. He de conformare con esta recompensa que al final de mis años me da la vida por haber producido, dicen, por haber contribuido a dejar un mundo mejor, si es que eso es posible, como legado a nuestros descendientes;un progreso, un mundo más vivible, más estable, más en Paz. Que, para cuando yo no esté pueda seguir la vida, y puedan vivir sin mí, sin todos nosotros, una vida mejor.

Somos muchos los que nos juntamos en este mismo espacio, no estoy sola, eso consuela, sí, pero es un consuelo insípido al que he de ponerle yo todos los sabores, todos los colores, todo mi entusiasmo, todas mis ganas... Para ello tendré que hacer recuento de mis herramientas para entrar en este mundo nuevo y común, tan deseado como temido, tan dulce como amargo pueda resultar entrar en el ocaso de tus días.

¿Qué haré cuando todos mis días sean días de domingo?

Ya sé, recurriré a aquello que tanto me gusta.Vivir.

Recurriré a mis herramientas para la vida a mis recursos internos, a esas tres vocaciones... Vocaciones no, devociones, así he de tratarlas. Incorporándolas, ya por siempre a mi vida, como devociones.

"Trabajaré", por fin, en aquello que me gusta.

Haré mío el tiempo procurando vivir como me hubiese gustado que fuera mi vida.

Utilizaré el tiempo hasta desgastarlo.

Me cuidaré mucho. Cuidaré de mi cuerpo y de mi mente, en principio por mi bienestar y después por el de mis seres queridos, si me mantengo saludable cabe la posibilidad de que continúe activa siendo un ser independiente hasta el final. 

Intentaré con todas mis fuerzas no caer en ese egoísmo que dicen que se acrecienta con los años, y aunque yo no crea en ello no por eso dejo de correr el riesgo de caer en él..., con la edad.
No, no creo en eso que denominan egoísmo de persona-mayor. Ese egoísmo no puede ser otra cosa que el calendario que no para de recordarte que ya queda poco de andar por la vida. Y cuando el tiempo del reloj empuja uno debe sentir deseos de, "dejarme vivir primero yo que no me queda nada y a los demás le queda todo"
Traduzco egoísmo por ganas de vivir apurando los últimos años si los hubiera, aunque en estos momentos que lo escribo no deja de ser una utopía, porque creo, firmemente, que habrá que llegar ahí y habrá que verse en situación.

Me viene a la memoria Miguel Delibes, en su libro "La hoja roja", habla de esta etapa utilizando como metáfora un librito del papel con el que se "liaban los cigarros" este librito tenía una hoja de cartulina roja que salía cuando al librito ya solo le quedaban unos cinco o seis papeles, como recordatorio de que el librito estaba llegando al final, se acababa.

¿Qué haré..., cuando me de por pensar en la vida que me "arrancaron" y que ahora se me devuelve disfrazada de domingos; arrugada, cansada, caduca, vencida...?

¿Qué haré cuando todos mis días sean domingo..., con la vida tendida al sol del ocaso?

... / ...

miércoles, 30 de mayo de 2018

... Estos ojos no lloran más por ti



Este adiós no maquilla un hasta luego.

Este nunca no esconde un ojalá.

Estas cenizas no juegan más con fuego.

Este ciego no mira para atrás.

Este notario firma lo que escribo.

Esta letra no la protestaré,
ahórrate el acuse de recibo.

Estas vísperas son las de después.

A este ruido, tan huérfano de padre
no voy a permitirle
 que taladre un corazón podrido de latir.

Este pez ya no muere por tu boca.

Este loco se va con otra loca.

Estos ojos no lloran más por ti.

...........
(Joaquín Sabina)