miércoles, 4 de octubre de 2017

... Saber mirar


<<... los ojos de Blanca hablaban y hablaban con total transparencia, solo hacía falta que la persona que tuviese de frente supiera mirarlos y no todos saben mirar. Hay que saber mirar en la profundidad de los ojos de ciertas personas como Blanca. Y, sí, con su bata rosa del uniforme Blanca era única también, desprendía un atractivo personal que resplandecía con brillo propio por encima de todas esas bellezas que hacen flaquear a los hombres. Y así la veía Miguel. Y así la veía Tomy y así la veía Bea, y así la veían aquellos que le prestaran un poco más de atención a esa expresión a ese aire de ternura que cautivó a Miguel nada mas verla...>>
..............................
fragmento de Los hilvanes del tiempo

sábado, 30 de septiembre de 2017

... Mientras lo pensaba que era siempre


<<... Cómo le hubiese gustado poder escribirle cartas de colores, de los colores del nuevo Pub inglés, de los colores del otoño, de los colores que ornamentan los lazos de las vitrinas, del color del papel de envolver las tartas, del color de su coche, del color del cenicero amarillo, del color del estudio fotográfico, del color de sus ojos, del color de su guitarra, del color del ascensor, ese que, en cada noche que la acompañaba hasta la misma puerta, la elevaba hasta el cielo.

Cartas del color de la calma mientras lo sentía caminando por el estudio, mientras lo pensaba que era siempre. Cuánto le hubiese gustado recibir sus cartas mientras pasaba el tiempo y ella crecía, mientras pasaba el tiempo y se esperaban, mientras pasaba el tiempo y cumplían años, y después, después el vendría para llevársela con él y entonces Blanca dejaría de sentir ese frío en el alma ...>>

.......................................
Fragmento extraído de - Los hilvanes del tiempo -

jueves, 28 de septiembre de 2017

... Esa luz


... y, era como si la esencia de Madrid, esa ciudad que ya había hecho suya, hubiera dejado de existir. A Blanca se le apagó la luz, esa luz que iluminó el otoño de sus diecinueve años, esa luz que irradió toda su persona, esa luz que nunca habían visto sus ojos ni habitado sus sentidos ...
(Los hilvanes del tempo)

viernes, 22 de septiembre de 2017

... Al día le quedaban muchas horas



"Primero en el desayuno con Maruja y ahora con Tomy. Sentía como que le caían cosas encima sin haber un porqué y no quería nada más que poder restarle importancia diciéndose a sí misma que a veces los días salen así, de punta, y, siendo como eran casi las nueve de la mañana al día todavía le quedaban muchas horas.
Al volver la esquina vio a Luis que ya estaba esperando frente a la pastelería, comenzaba la jornada de trabajo. Y vio también el coche destartalado de Miguel y sonrió. Comenzaba el día"
..............................
fragmento de la novela - Los hilvanes del tiempo -