viernes, 22 de septiembre de 2017

... Al día le quedaban muchas horas



"Primero en el desayuno con Maruja y ahora con Tomy. Sentía como que le caían cosas encima sin haber un porqué y no quería nada más que poder restarle importancia diciéndose a sí misma que a veces los días salen así, de punta, y, siendo como eran casi las nueve de la mañana al día todavía le quedaban muchas horas.
Al volver la esquina vio a Luis que ya estaba esperando frente a la pastelería, comenzaba la jornada de trabajo. Y vio también el coche destartalado de Miguel y sonrió. Comenzaba el día"
..............................
fragmento de la novela - Los hilvanes del tiempo -

martes, 19 de septiembre de 2017

... El silencio




Aunque mi cariño no tenga
el premio de tus besos,
y aunque nunca mis palabras
repercutan en tu pecho, 
yo lo mismo he de quererte, 
con los ojos, con el alma, 
sin palabras y en silencio.

Como quieren los que sufren,
porque te llevo en mi vida
como si fueses un sueño,
como si todo lo tuyo
se adormeciera en tu pecho.

Benditas son las noches
que me traen tus recuerdos,
cuando a solas y en mi cuarto
sin mirarte yo te veo,
por ese viajero incansable 
que se llama pensamiento
que te seguirá a todas partes
para cubrirte de besos.

Como labios helados
por el frío de la muerte.
Como la despedida forzada
de dos seres que se aman locamente,
todo eso sentí yo
al saber que te quería.



Imposible se me hizo
lograr tener tu cariño,
imposible comprenderte
y ese era mi martirio.

Por que tú me has enseñado
a quererte desde lejos,
con los ojos, con el alma,
sin palabras y en silencio.


(POEMA DE AUTOR DESCONOCIDO)

jueves, 14 de septiembre de 2017

... Y vuelves


Y vuelves a aquella calle, al portal 22, y te sitúas frente al aparcamiento, y lo ves, aunque no está lo ves, y vuelves a sentir aquellos latidos de entonces saltándote en el pecho... Y allí frente al portal 22 percibes cómo algo o alguien te toma de la mano, la mano derecha, y entrecruza los dedos y la presiona como protegiendo...
¿Cómo no volver por aquel lugar donde el corazón dejó sus mejores latidos...?
......................................................
El color del cristal

jueves, 7 de septiembre de 2017

... ¿Puedo llamarte Blanqui?


<< -Miguel... ¿Podemos hablar de tu físico?
Miguel expulsó despacio una bocanada de humo mentolado y siguió la nubecilla con la mirada como si no hubiese oído lo último que había dicho Blanca, en ese silencio contenido en unos segundos que a Blanca se le hicieron eternos acababan de entrar tres chicas en el Pub y allí plantadas delante de la mesa miraban con descaro a Miguel, como gastándolo, como pasmadas... las tres chicas se sentaron en la única mesa que estaba disponible al otro lado de la barra. Miguel miró a Blanca con el mismo descaro que las tres chicas lo miraron a él.
-¿Puedo llamarte Blanqui...? >>

domingo, 27 de agosto de 2017

... Mi primera novela romántica - Los hilvanes del tiempo -




Él estaba ahí sentado a mi mesa


Los hilvanes del tiempo nos cuenta la historia que transcurre por los mundos de Blanca atravesando el tiempo y la vida. La vida, que, en el transcurso de un mes y medio, en el otoño de 1975, le da un vuelco en el que ya nada volverá a ser como antes era. Solo hubo un hombre con el que ella hubiera podido marcharse al fin del mundo, pero eran otros tiempos...

A Blanca Olivar todavía le sobrecoge ver una abolladura en el capó de un coche. Pasar delante de un estudio fotográfico. Escuchar los acordes de una guitarra. Respirar el humo mentolado de un cigarrillo. Encontrarse con una chaqueta de cuadros azules y blancos, un pañuelo palestino, un traje de color gris plata, un cenicero amarillo de plástico duro, un encendedor Clipper negro...

Encontrarse con el vaivén de las cabinas del teleférico de Madrid. Cualquier artículo, cualquier documental, cualquier película, cualquier información donde se nombre o aparezca la palabra Canadá. Canadá ha ocupado, y siempre lo hará, un lugar importante en la memoria de Blanca. 

jueves, 27 de julio de 2017

... Yo fui amante de un sosias


Amar a un sosias, a una vaina a una hojarasca. Yo amé a un sosias y por amor yo me convertí en su amante y en mi perdición..., solo por su envoltura, por su imagen.
Aquel vendedor ambulante de productos de peluquería y cosmética, tenía buena figura, muy buena presencia, don de gentes y éxito entre todas las mujeres de su gremio y fuera de él. Pasaba los días alardeando donjuanismo, proclama que él "vive de las mujeres". En nada respeta estar casado, para él su trabajo era como ir todos los días a ligar a las distintas discotecas de Madrid. Para eso se viste y se prepara, cuidadosamente, cada día, gastando espejo.

Todo lo que yo había odiado siempre en los hombres, todo lo que yo respetaba en los hombres, todo lo que yo tenía como meta para ser respetada entre los hombres lo perdí. Lo perdí, me perdí en él cuando lo tuve delante, porque ya era la única forma de tenerlo, de retener el pasado, mi pasado.

El representante de productos de peluquería era veintisiete años menor que yo y veinte años menor que su sosias. Cuando sus ojos estuvieron delante de mis ojos, me perdí, me perdí en ellos, porque esos ojos eran sus mismos ojos, esa cara era su misma cara, sus mismos gestos, su misma mirada, su misma estatura, su apostura, su mismo todo, aunque ese todo, no dejaba de ser solo un envoltorio pero su mismo todo, idéntico.

¡Puta vida! Le eché la culpa, culpabilicé a la vida, al destino de las casualidades, por enredador, por plantarme delante la impactante presencia del sosias, de aquel hombre idéntico al de hace tantos años. La vida, el destino caprichoso tuvo la culpa de todo, y de que yo me perdiera, que me perdí.

sábado, 22 de julio de 2017

... Pienso si lo que estoy viviendo no es un sueño...



Fueron publicadas en 1926, pero no figuran entre sus "Poesías completas" pese a ser uno de sus libros más intensos y apasionantes.
La única obra en prosa de Alfonsina Storni (ella no le daba importancia a estos escritos, no los valoraba como obra literaria).

Nota de la autora, referente a este libro de poemas en prosa.
-Escribo estas líneas como un médium, bajo el dictado de seres misteriosos que me revelaron sus pensamientos. No tengo tiempo de razonarlos. Se atropellan y bajan a mi mano a grandes saltos. Tiemblo y tengo miedo.

Tema "El ensueño"
"Estoy en ti. Me llevas y me gastas. En cuanto miras, en cuanto tocas, vas dejando algo de mí. Porque yo me siento morir como una vena que se desangra."

"He pasado la tarde soñándote. Levanto los ojos y miro las paredes que me rodean, como adormilada. Las fijo en cualquier punto y vuelven a transcurrir las horas sin que me mueva. Por fuera anda la gente, suenan voces... Pero todo eso me  parece distante, apartado de mí, como si ocurriera fuera del mundo que habito."

"Es media noche. Estoy separada de ti por la ciudad: espesas masas negras, ringlas de casas, bosques de palabras perdidas pero aún vibrando, nubes invisibles de cuerpos microscópicos. Pero proyecto mi alma fuera de mí y te alcanzo, te toco. Tú estás despierto y te estremeces al oírme. Y cuanto está cerca de ti se estremece contigo."

Tema "Plenitud"
"Demoro verte. No quiero verte. Porque temo destruir el recuerdo de la última vez que te vi."

"Te veo en cada cosa. Todo me sugiere tu pensamiento. He levantado los ojos y sobre el techo de la casa vecina visto el tanque que guarda el agua corriente venida del río. Pienso que acaso estuviste ayer a su orilla y las gotas que tus ojos miraron hayan surtido a aquel depósito."

"Pienso si lo que estoy viviendo no es un sueño. Pienso si no me despertaré dentro de un instante. Pienso si no seré arrojada a la vida como antes de quererte. Pienso si no me obligarás a vagar de nuevo, de alma en alma sin encontrarte."

Tema "Agonía"
"He vuelto sola al paseo solitario por donde anduvimos una tarde cuando ya oscurecía. He buscado, inútilmente, a la luz de una luna descolorida, sobre la tierra húmeda, el rostro de nuestros pasos vacilantes."

"A media noche, envuelta en paños oscuros para no ser advertida, rondé tu casa. Iba y venía. Tus persianas, tus puertas, cerradas... Como el ladrón, en puntillas, me acerqué, una, dos, tres veces, a tocar las paredes que te protegían."

Tema "Noche"  (en el libro último poema)
"No volverás. Todo mi ser te llama, pero no volverás. Si volvieras. todo mi ser que te llama, te rechazaría. De tu ser mortal extraigo, ahora, ya distantes, el fantasma periforme que me mira con tus ojos y acaricia con tus manos, pero no te pertenece. Es mío, totalmente mío. Me encierro con él en mi cuarto y cuando nadie, ni yo misma, oye, y cuando nadie, ni yo misma, ve, y cuando nadie, ni yo misma, sabe, tomo el fantasma entre mis brazos y con el antiguo modo de péndulo, largo, grave, y solemne, mezo el vacío..."