jueves, 6 de febrero de 2014

"Leyenda del lago de Sanabria"


"Antiguamente, en el lugar que hoy ocupa el lago de Sanabria-que no existía -,tenía emplazamiento Valverde de Lucerna.  Cierto día se presentó en la villa un pobre pidiendo limosna-era Nuestro Señor Jesucristo- y en todas las casas le cerraron las puertas.  Tan solo se compadecieron de él y lo atendieron unas mujeres que se hallaban cociendo pan en un horno.  Pidió allí el pobre, y las mujeres le echaron un trocito de masa al horno que tanto creció que a duras penas pudieron sacarlo por la boca del mismo.  Al ver aquello, le echaron un segundo trozo de masa, aún más chico, que aumentó mucho más de tamaño, por lo que se hizo preciso sacarlo en pedazos.  Entonces diéronle el primero que salió.  Cuando el pobre fue socorrido, y para castigar la falta de caridad de aquella villa, díjoles a las mujeres que abandonaran el horno y se subieran para un alto, porque iba a anegar el lugar.  Cuando lo hubieron hecho y abandonaron Valverde, el pobre pronunció unas palabras mágicas y el prodigio se produjo. 
Tan pronto como fueron dichas -sigue la leyenda zamorana- brotó un impetuoso surtidor de la tierra, que en pocos momentos anegó totalmente a Valverde de Lucerna, quedando el lago como hoy se ve.  Tan solo quedó al descubierto una islita, que jamás se cubre en las crecidas, y situada exactamente en el lugar que ocupó el horno en que fue socorrido el pobre.  Por lo demás, el lago conservó la virtud de que todo aquel que se acercare a él en la madrugada de San Juan y se hallare en gracia de Dios oirá tocar las campanas de la sumergida Valverde."      

(Don Miguel de Unamuno.  De la novela "SAN MANUEL BUENO, MÀRTIR"

A poco de regresar del exilio, el 1 de Julio de 1930, va don Miguel de excursión al lago de Sanabria.  Tal como él mismo cuenta en el Prólogo de 1932, en la comarca se conserva la leyenda de que en el lugar que ahora ocupa el lago estaba con anterioridad un pueblo llamado Valverde de Lucerna.