sábado, 20 de diciembre de 2014

... El poder de cambiar el mundo



 
—Estamos comprometidos en una batalla, señores. ¿Qué digo, una batalla? ¡Es la guerra! Ustedes, jóvenes almas llegadas a un momento crucial de su desarrollo, serán triturados, aplastados por la apisonadora del academicismo, y el fruto perecerá antes incluso de nacer, o triunfarán y entonces podrá florecer su individualidad. »No teman, aprenderán lo que este colegio exige que sepan; pero, si puedo completar mi tarea, aprenderán aún bastante más. Por ejemplo, descubrirán el placer de las palabras; porque, pese a todo lo que les hayan podido decir, las palabras y las ideas tienen el poder de cambiar el mundo.
==========
Fragmento de la película   "El Club de los Poetas Muertos"
 

martes, 16 de diciembre de 2014

... Valores

 
<<...  Verán ustedes: si en vez de un Palacio de Cristal tengo un simple gallinero, cuando llueva, podré cobijarme en él; pero aunque le esté muy agradecido por haberme preservado de la lluvia, no lo tomaré por un palacio.  Ustedes se ríen y me dicen que en este caso un palacio y un gallinero tienen el mismo valor.  Y yo les responderé que así es, pero que no vivimos solo para mojarnos.
¿Qué le vamos a hacer si se me ha metido en la cabeza que no se vive solamente para eso y que hay que vivir en un palacio?  Esa es mi voluntad porque ese es mi deseo.  Y ustedes no conseguirán despojarme de mi voluntad si no modifican mis deseos.  Pueden intentarlo, presentarme otro objetivo, ofrecerme otro ideal.  Pero hasta que logren su propósito, me niego a tomar un gallinero por un Palacio de Cristal.  Es posible que el Palacio de Cristal sea solo un mito, que las leyes de la naturaleza no lo admitan y que lo haya inventado yo neciamente, impulsado por ciertas costumbres irracionales de nuestra generación.  Pero ¿Qué me importa que ese palacio sea inadmisible? ¿Qué me importa si existe en mis deseos o, para decirlo con más exactitud, mientras existan mis deseos?  Se ríen ustedes de nuevo, ¿verdad?  Bien, ríanse tanto como les plazca.  Acepto todas las burlas pero me niego a decirme que estoy saciado cuando todavía tengo hambre...>>   (...)
 
------------------------------
Fragmento extraído del libro "Memorias del subsuelo"
(Fedor Dostoyevski).

sábado, 13 de diciembre de 2014

... Arriba y abajo

 
 
Perdemos la mayor parte de la juventud a fuerza de torpezas.
Era evidente que me iba a abandonar, mi amada, del todo y pronto. Yo no había aprendido aún que existen dos humanidades muy diferentes, la de los ricos y la de los pobres. Necesité, como tantos otros, veinte años y la guerra, para aprender a mantenerme dentro de mi categoría, a preguntar el precio de las cosas antes de tocarlas y, sobre todo, antes de encariñarme con ellas.
( ... )
 
-------------------------
 
Louis Ferdinand Céline

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Yo predigo...

 
 http://paolera.files.wordpress.com/2013/10/xmilkyway-380x380-pagespeed-ic-zuqj3hqds.jpg?w=300&h=300

<<...  Yo predigo que,  antes de que hayamos muerto, se hablará de astronomía en los mercados.  Hasta los hijos de las pescaderas irán a la escuela.  Porque a los hombres de nuestras ciudades, ansiosos de novedades, les gustará que una nueva astronomía empiece a moverse sobre la Tierra.  Siempre se ha dicho que los astros estaban fijos una bóveda de cristal para que no pudieran caerse.  Ahora hemos cobrado ánimos y los hemos dejado flotar libremente, sin apoyo, y ellos han emprendido un gran viaje, como nuestros barcos.
Y la Tierra gira alegremente alrededor del Sol, y las pescaderas, mercaderes, príncipes y cardenales, y hasta el Papa, giran con ella.
El Universo, sin embargo, ha perdido en una nohe su centro, y a la mañana siguiente tenía innumerables centros.  De forma que ahora todos y ninguno parecen ese centro, porque de pronto hay mucho sitio.
Nuestros barcos viajan muy lejos, nuestros astros dan amplias vueltas por el espacio y hasta en el ajedrez las torres van recientemente mucho más alla en todos lo campos...>>
-----------------------
Bertolt Brecht (Vida de Galileo)

sábado, 6 de diciembre de 2014

... ¡Quiero la luna!

http://www.libropatas.com/wp-content/uploads/2013/11/caligula-labert-camus.jpg

"El caso es que no estoy loco, y hasta te diré que nunca he estado tan cuerdo.  Sencillamente, he sentido un anhelo imposible.  No me gusta cómo son las cosas.  No soporto este mundo.  No me gusta tal como es.  Por lo tanto, necesito la luna, o la felicidad, o la inmortalidad, algo que, por demencial que parezca, no sea de este mundo."
"¡Lo cual signifíca que todo lo que me rodea es pura mentira, y yo quiero que la  gente viva en la verdad! Y precisamente poseo medios para obligarles a vivir en la verdad.  Porque sé lo que les falta, Helicón.  No tienen conocimiento y necesitan un profesor que sepa de lo que habla.
Nunca más podré descansar, Helicón.
Si duermo, ¿quién me dará la luna?"
-----------------------------
En esta obra, los temas recurrentes del absurdo existencial, la enajenación metafísica, el sufrimiento del hombre y la lógica del poder reciben un despliegue dramático que discurre en paralelo a las novelas y ensayos de un autor cuyo talento y sensibilidad ética se centraron siempre en una indagación sobre la complejidad, la ambigüedad y la riqueza de la condición humana.

"Calígula" de Albert Camus.

viernes, 5 de diciembre de 2014

... Torturas


 http://radio.rpp.com.pe/confidencias/files/2008/01/deseo_confidencias_030108.jpg

<<... Hay muchas torturas, y el que sufre una tortura quiere verse liberado, lo quiere a todo trance, a toda costa.  Pero uno no puede verse liberado del deseo carnal más que a condición de satisfacerlo, no hay otro medio, no hay otro camino.  Cuando uno no experimenta esto, no puede comprenderlo, pero cuando lo experimenta se comprende a Cristo y las lágrimas fluyen de los ojos.  ¡Dios del cielo! ¡Qué cosa más singular que nuestra carne desee de ese modo la carne, sencillamente porque no es nuestra carne y pertenece a otra alma! ¡Qué extraño y, mirando más cerca, que poca cosa!  Se podría decir: si la carne no desea nada más que eso, ¡séale concedido en el nombre de Dios! ¿Es que quiero derramar su sangre? ¡No quiero más que acariciarla!  Perdone que gima de esa manera, pero no podría entregárseme?  Hay en esto algo muy elevado, no soy una bestia: a mi manera soy yo, a pesar de todo, un hombre.  ¡El deseo de la carne va en todos lo sentidos, no está atado, no está fijo, y por eso lo llamamos bestial! Pero cuando se ha fjado sobre una persona humana con un rostro, nuestros labios hablan de amor.  No es únicamente su torso lo que yo deseo, o a la muñeca de carne de su cuerpo, pues si su rostro fuese de una forma tan solo diferente cesaría tal vez de desearla toda entera, y se ve claramente que es su alma lo que yo amo con mi alma, ya que el amor hacia un rostro es el amor sin alma... >>
----------------------------------
Thomas Mann - La montaña mágica

jueves, 4 de diciembre de 2014

... No vengas a llorar sobre mi tumba...


 http://vestidadelunacubiertadesol.files.wordpress.com/2010/12/muerte.jpg
 
(...) En efecto,  nuestra muerte es más un asunto de los que nos sobreviven que de nosotros mismos.  Tanto si recordamos eso o no por el momento, esas palabras de un sabio malicioso son, en todo caso, valederas para el alma.  "Mientras existimos, la muerte no existe, y, cuando la muerte existe, no existimos nosotros"; por consiguiente, entre la muerte y nosotros no hay ninguna relación real; es una cosa que no nos atañe absolutamente en nada, que atañe todo lo más al mundo y a la naturaleza. (...)
--------------------------
"La montaña mágica"   Thomas Mann

miércoles, 3 de diciembre de 2014

... De vez en cuando la vida

http://api.ning.com/files/m2tPK1nKuJRSwo997qFLGqtuTBPIK604LGvYRi*6Fhj18NvjIRjjGyPOJlCM4BTcdp3NZ3iacfkjPGvkSYhQMv0J81MtlSvy/SERRAT2.jpg

De vez en cuando la vida
nos besa en la boca
y a colores se despliega
como un atlas,
nos pasea por las calles
en volandas,

y nos sentimos en buenas manos;
se hace de nuestra medida,
toma nuestro paso
y saca un conejo de la vieja chistera
y uno es feliz como un niño
cuando sale de la escuela.

De vez en cuando la vida
toma conmigo café
y está tan bonita que
da gusto verla.
Se suelta el pelo y me invita
a salir con ella a escena.

De vez en cuando la vida
se nos brinda en cueros
y nos regala un sueño
tan escurridizo
que hay que andarlo de puntillas
por no romper el hechizo.

De vez en cuando la vida
afina con el pincel:
se nos eriza la piel
y faltan palabras
para nombrar lo que ofrece
a los que saben usarla.

De vez en cuando la vida
nos gasta una broma
y nos despertamos
sin saber qué pasa,
chupando un palo sentados
sobre una calabaza.

martes, 2 de diciembre de 2014

... Subsuelo




 http://www.editorialjuventud.es/img/0909.gif

"Soy un hombre enfermo.  Soy un malvado.  Soy un hombre desagradable.  Creo que padezco del hígado.  Pero no sé absolutamente nada de mi enfermedad.  Ni siquiera puedo decir con certeza dónde me duele.
No me cuido ni me he cuidado nunca, pese a la consideración que me inspiran la medicina y los médicos.  Además, soy extremadamente supersticioso..., tanto como para sentir respeto por la medicina.  (Soy un hombre instruido.  Podría, pues, no ser supersticioso.  Pero lo soy).  Si no me cuido es, evidentemente, por pura maldad.  Ustedes, con toda seguridad, no lo comprenderán; yo sí que lo comprendo.  Claro que no puedo explicarles a quién hago daño  al obrar con tanta maldad.  Sé muy bien que no se lo hago a los médicos al no permitir que me cuiden.  Me perjudico solo a mí mismo; lo comprendo mejor que nadie.  Por eso sé que si no mecuido es por maldad.  Estoy enfermo del hígado.  ¡Me alegro!  Y si me pongo peor, me alegraré más todavía.
Hace ya mucho tiempo que vivo así, veinte años poco más o menos.  Ahora tengo cuarenta.  He sido funcionario, pero dimití.  Fui un funcionario odioso.  Era grosero y me complacía en serlo.  Esa era mi compensación, ya que no aceptaba sobornos.  (Esta broma no tiene ninguna gracia pero no la suprimiré.  La he escrito creyendo que resultaría ingeniosa, y no la quiero tachar, porque evidencia mi deseo de zaherir).  Cuando alguien se acercaba a mi mesa para pedirme alguna información yo rechinaba los dientes y sentía una voluptuosidad  indecible si conseguía mortificarlo.  Lo lograba casi siempre."    (...)

Fragmento de "Memorias del subsuelo"
de Fiódor Dostoyesvki.