martes, 27 de octubre de 2015

... Utopía de un hombre que está cansado

Llamóla Utopía, voz griega cuyo significado es no hay tal lugar. (Quevedo)
...............................................................


<<...  Me abrió la puerta un hombre tan alto que casi me dio miedo. Estaba vestido de gris. Sentí que esperaba a alguien.  No había cerradura en la puerta.
Entramos en una larga habitación con paredes de madera. Pendía del cielo raso una lámpara amarillenta. La mesa, por alguna razón, me extrañó.  En la mesa había una clepsidra, la primera que he visto, fuera de algún grabado en acero.
Ensayé diversos idiomas y no nos entendimos. Cuando él habló lo hizo en latín. Junté mis ya lejanas memorias de bachiller y me preparé para el diálogo.
-Por la ropa -me dijo-, veo que llegas de otro siglo. La diversidad de las lenguas favorecía la diversidad de los pueblos y aun de las guerras; la tierra ha regresado al latín.  Hay quienes temen que vuelva a degenerar en francés, en lemosín o en papiamento, pero el riesgo no es inmediato. Por lo demás, ni lo que ha sido ni lo que será me interesan...>>
....................................................................

<<... Ya a nadie le importan los hechos. Son meros puntos de partida para la invención y el razonamiento. En las escuelas nos enseñan la duda y el arte del olvido. Ante todo el olvido de lo personal y local. Vivimos en el tiempo, que es sucesivo, pero tratamos de vivir sub specie aeternitatis. Del pasado nos quedan algunos nombres, que el lenguaje tiende a olvidar. Eludimos las inútiles precisiones. No hay cronología ni historia. No hay tampoco estadísticas. Me has dicho que te llamas Eudoro; yo no puedo decirte cómo me llamo, porque me dicen alguien...>>
....................................................................

<<... La imprenta, ahora abolida, ha sido uno de los peores males del hombre, ya que tendió a multiplicar hasta el vértigo textos innecesarios.
En el ayer que me tocó vivir la gente era ingenua ; creía que una mercadería era buena, porque así lo afirmaba y lo repetía su propio fabricante. También eran frecuentes los robos, aunque nadie ignoraba que la posesión de dinero no da mayor felicidad ni mayor quietud.
Ya no hay quien adolezca de pobreza, que habrá sido insufrible, ni de riqueza, que habrá sido la forma más incómoda de la vulgaridad. Cada cual ejerce su oficio. Tampoco hay ciudades. Ya que no hay posesiones no hay herencias...>>
......................................................................

<<... Cuando el hombre madura a los cien años, está listo a enfrentarse consigo mismo y con su soledad. Cumplidos los cien años, el individuo puede prescindir del amor y de la amistad. Los males y la muerte involuntaria no lo amenazan. Ejerce alguna de las artes, la filosofía, las matemáticas o juega a un ajedrez solitario. Cuando quiere se mata. Dueño el hombre de su vida, lo es también de su muerte...>>
.......................................................................

<<... No hay museos ni bibliotecas, no, Queremos olvidar el ayer salvo para la composición de elegías. No hay conmemoraciones ni centenarios ni efigies de hombres muertos. Cada cual debe producir por su cuenta las ciencias y las artes que necesita.  Cada cual debe ser su propio Jesucristo y su propio Arquímedes.
-¿Qué sucedió con los gobiernos?
-Según la tradición fueron cayendo gradualmente en desuso. Llamaban a elecciones, declaraban guerras, imponían tarifas, confiscaban fortunas, ordenaban arrestos y pretendían imponer la censura y nadie en el planeta lo acataba. Las efigies. Los políticos tuvieron que buscar oficios honestos; algunos fueron buenos cómicos o buenos curanderos. La realidad sin duda habrá sido más compleja que este resumen...>>
............................................................................

Fragmentos de "Utopía de un hombre que está cansado"  
Relato de El libro de arena, de Jorge Luis Borges.

... Crónicas a la Luz del Candil



Crónicas a la Luz del Candil transcurre entre las estaciones naturales del año.  La autora, a través de una mirada infantil, nos va introduciendo en las entrañas de un pueblo campesino, Villabuena del Puente. Un pueblo pequeño situado en Castilla y León mediado el s.XX.  Crónicas a la Luz del Candil nos traslada en el tiempo y nos hace regresar al pasado, a un pasado siempre emotivo que nos va mostrando cómo y con qué crecieron los niños y niñas de esta generación.
Sentados al fresco, a la solana, al hastial, a la luz del candil o al humor de la lumbre; se cuentan, se dicen y se desdicen historias y leyendas, cuentos y vivencias, casos y cosas.
La vuelta a los pupitres, a las fiestas locales, a la Navidad, a las tareas agrícolas, a las calles de barro, a la llegada de la tele, a la crudeza de los inviernos castellanos.
El contraste entre el ayer y el hoy dirigido a las personas de esta generación, a la gente de pueblo, a la gente de ciudad que desconoce esta vida de pueblo.  A los jóvenes y niños que preguntan cómo era todo, que sepan que había vida, una vida laboriosa, bonita y entrañable antes de la tele, de Internet, de los móviles...
¿Quién no ha pedido a sus padres, tíos y vecinos...  ¡Cuéntame cosas de antes! ¿Cómo era todo? ¿Cómo se vivía cuando vosotros eráis pequeños?  La imperiosa necesidad de saber cómo eran las gentes, las cosas, la vida.  La vida antes de que nuestro YO formara parte de ella, porque la vida, no empezó cuando nacimos nosotros.  La vida empezó para nosotros, pero ya el mundo giraba.  Y el mundo y su vida llevaban instalados tiempo y tiempo sobre la Tierra.  Por imposible que pueda parecernos, nosotros, nuestros abuelos, nuestros tíos y también nuestros padres, todos, tuvimos algún día veinte años, y seis, y once.
................................
Autora, la misma.

sábado, 3 de octubre de 2015

... Hombreriega (mujer de muchos hombres)



Sin entrar en la moralidad o no de este palabro; y me refiero a hombreriega como palabro porque aunque empieza a usarse con cierta asiduidad, el diccionario de la  Real Academia Española no la considera. Su significado sigue provocando respingos sobre todo entre las personas del género masculino y también en muchas mujeres. A pesar de los presentes tiempos modernos, de los libertinajes y de las libertades conquistadas, el mujeriego sigue conservando su prestancia con este atributo. Mientras una hombreriega es también, hoy por hoy, una mujer devaluada para la gran mayoría.

Han pasado mas de cuarenta años cuando oí esta respuesta a este porqué, sin entrar a opinar ni a juzgarla, la dejo por aquí, quise decir que, la suelto por aquí.

"En un juego de té de cuatro, seis u ocho servicios; el hombre es la tetera y las mujeres las tazas. Una tetera puede llenar, puede servir varias tazas. La tetera da, las tazas reciben. En este orden de las cosas, es, que la tetera sirva las tazas y no las tazas a la tetera"