miércoles, 24 de febrero de 2016

... ¿Has visto la luna últimamente?




1. "Pero, a fin de cuentas, ¿quién puede decir lo que es mejor? No te reprimas por nadie y, cuando la felicidad llame a tu puerta, aprovecha la ocasión y sé feliz". 

2. "Siempre es mejor que la gente hable cara a cara, con el corazón en la mano. De lo contrario acaban surgiendo malentendidos. Y los malentendidos, ¿Sabe?, son una fuente de infelicidad..." 

3. "Cerrar los ojos... no va a cambiar nada. Nada va a desaparecer simplemente por no ver lo que está pasando. De hecho, las cosas serán aún peor la próxima vez que los abras. Sólo un cobarde cierra los ojos. Cerrar los ojos y taparse los oídos no va a hacer que el tiempo se detenga". 

4. "Cuando uno se acostumbra a no conseguir nunca lo que desea, ¿Sabes qué pasa? Que acaba por no saber incluso lo que quiere". 

5. "Las cosas que se pueden comprar con dinero es mejor comprarlas sin pensar demasiado si ganas o pierdes. Es mejor ahorrar las energías para aquellas cosas que no pueden comprarse con dinero". 

6. "Antes creía que me haría mayor poco a poco, año tras año (...). Pero no. Uno se hace adulto de golpe y porrazo". 

7. "Cuando ves a alguien que vale, debes pagar sin vacilar y darle una oportunidad". 

8. "En este mundo, nada hay tan cruel como la desolación de no desear nada". 

9. "En el fondo, pienso que nunca he elegido nada por mí mismo, que todo me ha venido dado, que simplemente he interpretado los papeles que me han caído en las manos. Cuando de noche me despierto y pienso en eso, me entra pánico. ¿Quién soy? ¿Cómo soy en esencia? ¿Quién lleva las riendas de mi vida?" 

10. "Si no quieres acabar en un manicomio, abre tu corazón y abandónate al curso natural de la vida". 

11. "Hay dos tipos de personas: los que son capaces de abrir su corazón a los demás y los que no. Tú te cuentas entre los primeros". 

12. "El odio es una sombra negra y alargada. En muchos casos, ni siquiera quien lo siente sabe de dónde le viene. Es un arma de doble filo. Al mismo tiempo que herimos al contrincante nos herimos a nosotros mismos. Cuanto más grave es la herida que le infligimos, más grave es la nuestra. El odio es muy peligroso. Y, una vez que ha arraigado en nuestro corazón, extirparlo es una tarea titánica". 

13. "La manera en que los demás me ven no me atañe. Más bien, eso es algo que sólo les atañe a ellos". 

14. "Las cartas no son más que un trozo de papel. Aunque se quemen, en el corazón siempre queda lo que tiene que quedar; por más que las guardes, lo que no tiene que quedar desaparece". 

15. "Lo que nos hace personas normales es saber que no somos normales". 

16. "Jamás había escuchado una música tan sorprendente, así que me volví un fanático del Jazz y más tarde un escritor al que el Jazz le enseñó todo". 

17. "Las buenas noticias, en la mayoría de los casos, se dan en voz baja". 

18. "Debemos tratar a los demás de manera que, a su muerte, no nos queden remordimientos. Con justicia y, a ser posible, honradez"

19. "El destino es algo que se debe mirar volviéndose hacia atrás, no algo que deba saberse de antemano". 

20. "No quiero que entiendan mis metáforas ni el simbolismo de la obra, quiero que se sientan como en los buenos conciertos de jazz, cuando los pies no pueden parar de moverse bajo las butacas marcando el ritmo". 

--------------------
Haruki Murakami se ha convertido a través de los años en el autor superventas japonés más enigmático y adictivo. Sus obras te inspiran e hipnotizan, a la vez que te adentran en un mundo interno para resolver los mayores problemas que afectan a la sociedad contemporánea. Aquí te dejamos 20 frases que demuestran los poderes transformadores de su literatura. 

jueves, 11 de febrero de 2016

... Los refugios de piedra



<<..  El entretenimiento se consideraba fundamental. Los largos inviernos confinaban a la gente en sus moradas durante prolongados períodos de tiempo, y era necesario encontrar maneras de aligerar la tensión del confinamiento. Se cantaba y bailaba, tanto individualmente como en comunidad, y quienes sabían tocar la flauta estaban tan valorados como los que hacían lanzas o cestas. Ayla ya había podido constatar la consideración de que gozaban los fabuladores. Incluso el Clan contaba con sus propios fabuladores, recordó Ayla, y la mayor satisfacción de la gente era volver a escucharlos contar historias que ya conocían.

Les gustaba escuchar las mismas historias, pero también valoraban la novedad. Jóvenes y viejos jugaban con entusiasmo a las adivinanzas y a los juegos de palabras. Se recibía con los brazos abiertos a los visitantes, aunque solo fuera por las anécdotas que explicaban. Se les pedía que contaran su vida y sus aventuras, tanto si eran buenos narradores como si no, porque siempre tenían algún interés y daban que hablar durante las largas horas que pasaban sentados al lado del fuego en invierno. Casi todo el mundo era capaz de contar una historia interesante, pero a quienes demostraban una gracia especial se los impulsaba a visitar las Cavernas vecinas, y así nacieron los fabuladores ambulantes, los había que se pasaban la vida, o como mínimo unos cuantos años, viajando de Caverna en Caverna, llevando noticias, transmitiendo mensajes y contando historias. Era a ellos a quienes mejor se recibía.

Los fabuladores, aunque pudieran, no cazaban ni recolectaban para sobrevivir. Se les ofrecían regalos para animarlos a volver, y cuando se hacían viejos o se cansaban de ir de un lado a otro, se instalaban en la Caverna que preferían...>>

----------------------
Libro 5º "Los refugios de piedra" de Jean M. Auel 

 -Los hijos de la Tierra-  (fragmento) 

De la saga  "El clan del oso cavernario"


------------------------------------------------------------