lunes, 24 de abril de 2017

... Del otro lado de la vida



Viajar es muy útil, hace trabajar la imaginación. El resto no son sino decepciones y fatigas. Nuestro viaje es por entero imaginario. A eso se debe su fuerza.

Va de la vida a la muerte. Hombres, animales, ciudades y cosas, todo es imaginado. Es una novela, una simple historia ficticia. Lo dice Litré, que nunca se equivoca.

Y, además, que todo el mundo puede hacer igual.

Basta con cerrar los ojos.

Está del otro lado de la vida.

................................................
Fragmento de Viaje al fin de la noche de Louis-Ferdinand Céline.

jueves, 20 de abril de 2017

... Miguel, ¿podemos hablar de tu físico?



<<... De mi físico, bueno, hace años me gustaba, me volvía loco, imagínate, las chicas me decían en mi cara que tenía ojos de ángel y un cuerpo de dios, y  lo digo  con minúsculas porque ahora se me hace como un pecado meter a Dios en esto. 

Entonces presumía de ello gastaba mucho espejo. Sin proponérmelo, le levantaba las chicas a mis amigos y a mis enemigos. Era el más popular de mi Instituto y de todos los institutos del entorno. Era el puto amo de las discotecas, perdón por la palabra. Yo vivía para gustar y para verme por encima de todos, me creía el rey del Universo. Ahora me resulta superficial, frívolo y extraño, me hace sentir incómodo, necio y estúpido establecer diferencias entre guapos y menos guapos.

Todo esto llegó a causarme un gran vacío, yo no había hecho nada, no me había trabajado nada para tener este aspecto, nací así, no tenía ningún mérito el mérito lo tenían otras cosas otros valores. Me costó llegar ahí, pero llegué hará unos cuatro años. De crío esa era mi normalidad, los mayores siempre diciendo qué guapísimos son estos niños, a mi hermana y a mí.  Yo de niño entendía que los niños, todos los niños por ser niños eran guapos.

Ahora todo eso me molesta bastante, todo esto que  vistes con el grupo de chicas que se plantaron en mi escaparate y en la pastelería, las miradas al entrar en el Pub. Yo ya no veo nada de eso, no quiero verlo, me recuerda aquel tiempo en que era vanidoso y narcisista y necio y estúpido. No sé cómo será en el caso de otros, ni me interesa, en mí persona me afectó así, me ocurrió así, y agradezco y me alegro de que aquellos años de chifladura hayan quedado atrás. Y hasta ahí puedo contar Blanqui. Espero que sea una respuesta a esa curiosidad tuya...>>
.........................................
Fragmento: "Los hilvanes del tiempo" - "Los mundos de Blanqui"