miércoles, 28 de junio de 2017

... Malditos adultos


Yo iba en el autobús, Lucy también. Ella me dijo cómo se llamaba, cuando yo, sin saber qué decirle creí necesario hablar con ella de lo que fuera. La niña tenía las lágrimas colgando de las pestañas, y luchaba por sujetarlas, porque no bajaran rodando por las mejillas. No lo consiguió.
-¿Puedo ayudarte? -le dije bajito.
-No -dijo Lucy
Le temblaba la voz.
-Me llamo Lucía -dije yo.
-Yo también -dijo ella- me dicen Lucy
-Tenemos un nombre precioso, no sé si te has parado a pensarlo, es uno de los nombres más bonitos que existen en el mundo, está lleno de luz.
Lucy sonrió apenas.
-¿Y cuántos años tienes Lucy, 10, 11?
-Huy, no. Acabo de cumplir 13.
-Pues pareces más pequeña.
Lucy volvió a esbozar una tímida sonrisa.
-¿Puedo saber por qué está tan triste una chica tan jovencita y tan guapa?
-Bueno..., sí. Me he escapado de la boda de mi padre -hablaba entre sollozos-, él se ha casado con una mujer que no es mi madre.
-Entiendo. Eso te ha entristecido.
-No, eso no. Mi padre, nada más verme aparecer en la ceremonia, me cogió por un brazo, me llevó a un sitio apartado y me ordenó y me rogó, que si alguien me preguntaba, quién era yo, dijera que era sobrina del novio, y, que tuviera cuidado en que no se me escapara un "papá" que él, allí en la boda, era mi tío. Y me vine a coger el autobús para irme a casa, a casa de mis abuelos maternos.
"Malditos adultos obstinados en vivir por encima de todo" Solo lo pensé, no pude pronunciarlo, no quería herir más a la niña. Solo pude acompañarla a casa con su consentimiento.

... Rayuela








Todas querían ser esa mujer despeinada que nadaba en ríos metafísicos, mientras, expectante, los ojos de Oliveira esperaban que el azar estuviera de su lado para ver su silueta cruzar el Pont des Arts. Ella era capaz de romper los puentes parisinos con sólo cruzarlos.


Julio Cortázar nació hace 100 años y uno de sus grandes legados fue Rayuela, una pieza lúdica, de encuentros azarosos y una tabla de navegación que permitía al lector tomar el timón de su lectura. Esta novela no sólo rompió esquemas de escritura, lenguaje y lectura, también fue capaz de idealizar a una mujer, con la misma vena “fatalista” que los poetas malditos, pero con el absurdo del patafísico Alfred Jarry.



Ya pasaron 50 años de los encuentros parisinos entre Horacio Oliveira y Lucía, pero esta musa metafísica sigue cautivando generaciones de mujeres que viven bajo el eterno complejo de La Maga

Rayuela
“A los primeros lectores de Rayuela, una generación anterior a la mía, les sirvió como una suerte de educación sentimental de su época. Para esa generación con ciertas pretensiones intelectuales, tanto el modelo de Oliveira como el de La Maga se convirtieron en iconos de un modo de ser contemporáneo de vanguardia, que rompía esquemas”, opina la escritora, quien adjudica la fascinación que despierta el personaje, por la manera que Cortázar tiene de presentarla: “una mujer para ser admirada, para ser reverenciada, que te hechice como hada mágica. Es esa mirada masculina que cifra en la mujer una suerte de misterio y que se relaciona con ella sin realmente tener un entendimiento”.

“Nunca fue un modelo para mí. Sí ​en cambio, era un modelo​ la novela donde ​La Maga flota, como una ilusión​. Esa novela​ juguetona, movible, lírica, cargada de ideas, de humor, de alegría juvenil, me marcó”. 


La Maga ha fascinado a hombres y mujeres, ha inspirado blogs, ensayos y conferencias, a pesar de que este personaje está alejado de toda perfección y en ocasiones es minimizado por el mismo Oliveira, por su falta de cultura. Pero en el instante en que ella desaparece, la mujer pasa a un terreno más celestial y se convierte en ese amor platónico, que ni el azar podrá volver a juntar.

Hace unos años, La Nación de Argentina publicó una entrevista con una mujer octogenaria de nombre Edith Aron, la verdadera Maga. Ella habló de sus encuentros con el argentino, muchos gobernados por el azar, otros no, y que el autor efectivamente le dijo que se había basado en ella para Rayuela y que la muerte de Rocamadour significaba la muerte del amor de Oliveira por Lucía.

Con RayuelaCortázar ha inspirado a escritores de todo el mundo, y si bien La Maga fue el arquetipo femenino que volteó “como calcetín” la mente de muchas jóvenes de su tiempo y de la siguiente generación, el influjo se ha diluido, naturalmente, con el tiempo; pero no lo suficiente para desaparecer. Hoy en las redes sociales pueden encontrarse aún decenas de Magas que nadan en ríos metafísicos y cruzan puentes confiadas en que el azar las lleve a encontrar a un Oliveira con el que jueguen a ser cíclopes mientras sus bocas luchan tibiamente.

... Snob



Cuánto le había dolido que Luciana no fuera a despedirla al barco, Luciana era una snob, eso no lo podía aguantar, en nadie.
-¿Qué entendes por snob? Preguntó Oliveira, más interesado.
-Bueno -dijo la Maga, agachando la cabeza con el aire de quien presiente que va a decir una burrada- , yo  me vine en tercera clase, pero creo que si hubiera venido en segunda Luciana hubiera ido a despedirme.
-La mejor definición que he oído nunca -dijo Oliveira
....................................
Fragmento de "Rayuela" de Julio Cortázar

sábado, 17 de junio de 2017

... 11 - 11 - 11



<<... Amparo lo decía siempre. Una de las cosas que más le gustaría hacer en esta vida, era poder comprar tiempo, unos cien años, y volver después, poder ver cómo estaban las cosas, ver cómo sería la vida, verlo todo.

Como cualquier persona que va planificando su vida, ella iba pensando que podían congelarla ahora que era joven, así, cuando "resucitara" podría tener la energía, la apariencia, la fuerza, el entusiasmo juvenil, y la vida por delante...

En este mismo año, el azar o el destino llenaron su vida de dinero en el gran sorteo de lotería de la O.N.C.E del 11-11-11. Tanto, que podía vivir tres vidas como la que llevaba sin preocuparse de la economía.

Buscó el mejor abogado, y juntos iniciaron un peregrinar por el mundo de "la Ciencia de la Criogenización" Lo que para Amparo supuso -dormir una noche- en la vida real habían transcurrido noventa y nueve años... Noventa y nueve años durmiendo.

Cuando fue consciente de su vuelta a la vida, se vio rodeada de máquinas y pantallas. Las pantallas hablaban un idioma que Amparo no alcanzaba a distinguir. Las máquinas la observaban y la manejaban de aquí para allá sujeta a una especie de tubo metálico acristalado.

Las mismas máquinas la liberaron del tubo, echándola a la basura junto con otros residuos, en un vertedero de virutas metálicas en medio de un descampado. Y Amparo lloró, porque por fin pudo ver el cielo, y la luna y las estrellas, y las nubes y el suelo de tierra. 

Y nada más pisarlo, aquello empezó a moverse con rapidez, al mismo tiempo que una red metálica sellaba todo el vertedero e impedía todo intento de escapar de allí. Avanzaba a una gran velocidad en dirección a una trituradora. Mientras aquel turbión aspiraba a Amparo, pudo ver, fugazmente, fragmentos de su "experiencia" escritos en su idioma en una maldita pantalla del lateral...>>
...................................................
Fragmento "Reliquia" del libro Charlas con mi espejo

viernes, 16 de junio de 2017

... El pasado, pasado está


El pasado, pasado está. Sin embargo, no va a ser fácil soldar las vidas rotas, los destinos truncados, los desarraigos sufridos y las identidades anuladas. Pero, ¿y el presente? ¿Cuántos cuerpos arrastrados hasta las orillas de las playas, cuántos viajeros no deseados sacados por la fuerza de debajo de los camiones harán falta para que los poderes, todos los poderes, tanto el de España como los de los países de origen, tomen conciencia de que ya es hora, ya va siendo hora, de responder a esta búsqueda de bienestar de otro modo que no sea con el desplazamiento de las poblaciones y la negativa a ofrecerles un lugar de acogida? Curiosa, sorprendente barbarie en una época que no cesa de presumir de democracia y de derechos humanos.                                
..................................................

Fragmento del libro "El peaje de la vida" de Juan Goytisolo.  

... El peaje de la vida


 <<... El racismo encarna siempre una voluntad de poder. Es más un reflejo de dominación que de protección. El miedo no está en el origen de la actitud racista: es más bien su complemento. Pues en la voluntad de poder hay una necesidad imperativa de protegerse. En España, el chivo expiatorio tradicional es el gitano. El racismo hacia el gitano forma parte de la estructura primaria de los prejuicios. Es un racismo de poder, de miedo, de fascinación y de rechazo. En resumen, un verdadero racismo. Al gitano vienen ahora a unírsele en este infierno el moro y el negro, que a su vez se encuentran allí con el sudaka. El racismo habita en los prejuicios. Lo crea como juicios. Tiñe la mirada. Guia la actitud social. Puede ser salvaje o "amable". Violento o afectuoso. Entre la agresión física y la broma existe una distancia real, pero comparten el mismo camino. Está presente también en el lenguaje...>>

<<... Resulta explicable así que unas perspectivas económicas tan prometedoras hayan azuzado los deseos de meter baza en el pringue de caballeros intachables del fuste de Jesus Gil y los próceres del Grupo Independiente Liberal. Como adivinó Gonzalo Correas en su Vocabulario de refranes y frases proverbiales (1627), "nunca nos ha de faltar un Gil que nos persiga" , buen lector de clásicos, el alcalde de Marbella y presidente del Atlético de Madris se ha lanzado desde sus feudos de la Costa del Sol a la conquista de Ceuta, Melilla y La Línea, a fin de acrecentar su honra y enhestar su fama. Mientras el hijo del presidente fundador del GIL aspira a transformar a Ceuta en Hong Kong y anuncia su intención de construir un aeropuerto sobre el mar, potencias el casino y otras muchas maravillas que dan un pasmo, Cris Lozano, un hotelero con negocios en Marbella, esposo, por más señas, de la modelo Jacqueline de la Vega -una de las figuras estelares de ¡Hola! y otras revistas de acrisolado prestigio intelectual y moral-, se presenta como el hombre más idóneo para multiplicar en progresión geométrica los ya increíbles portentos que acaecen en Melilla. Todo Gran Carnaval exige la entronización de su reina, y el de nuestras plazas de soberanía aconseja subir al podio a las candidatas más beneméritas. La lucha deberá ventilarse así entre la ya citada Jacquilene de la Vega y la abnegada defensora de Gil y el Gil, espejo de nobleza y altruismo, Gunilla von Bismarck...>>
...........................................

Fragmento del libro "El peaje de la vida" de Juan Goytisolo.

jueves, 15 de junio de 2017

... Educar a los pueblos



<<... Pero ningún país rico podrá tampoco prescindir, en el futuro, de los inmigrantes. Por ello, hay que establecer políticas contractuales a largo plazo con los países abastecedores de mano de obra, organizar los flujos, fomentar los contratos temporales, integrar realmente -a través de la escuela, de la cultura, de la participación ciudadana- a aquellos que ya están aquí y por último, y no es la menor de las responsabilidades, procurar no asustar a los ciudadanos de los países de acogida.

Ninguna política de migración puede tener éxito si los pueblos se oponen a ella. Esta es la principal lección que puede sacarse de las últimas décadas del siglo recién terminado, que vio renacer, el racismo, la xenofobia y la exclusión étnica. Pero también sabemos que todas las identidades se van a transformar: esta es una certeza para el siglo XXI. Más vale prepararse para ello, es decir, educar a los pueblos, en vez de confiar ciegamente en las leyes del mercado...>>
...........................................
Fragmento del libro "El peaje de la vida" de Juan Goytisolo

miércoles, 7 de junio de 2017

... Pedir lo imposible no es pedir demasiado


"Cuando el amor comienza, hay un momento en que Dios se sorprende de haber urdido algo tan hermoso. Entonces, se inaugura -entre el fulgor y el júbilo- el mundo nuevamente, y pedir lo imposible no es pedir demasiado"
................................
(Antonio Gala) Cuaderno de amor

sábado, 3 de junio de 2017

Arte



Arte nos presenta a tres amigos bien situados, que ponen en peligro su relación a causa de una divergencia de opiniones sobre... el arte. ¿Quién no ha sentido alguna vez unas ganas locas de reírse o de gritar como si le hubieran estafado ante lo que considera el último ultraje o montaje o publicitario sobre la nada que nos presenta cierta vanguardia? Uno de los amigos acaba de adquirir un cuadro de aproximadamente un metro sesenta.

La compra desencadena un debate sobre la pintura y el arte en general, una puesta en perspectiva del fenómeno de la creación y, en consecuencia, de las distintas maneras de percibir el mundo. La desproporción entre la causa y el efecto, en la discusión, provoca una serie de altercados violentos y desmesurados que producen finalmente risa. Una risa que surge constantemente de nimiedades -de un tono de voz demasiado condescendiente para el gusto de uno, de la expresión de una grosería insoportable, por parte del otro-, y esas nimiedades son las que hacen que todo se altere y acaben con toda posibilidad de comunicación.

¿Hay que elevar al artista a la categoría de divinidad, como hace uno de los personajes de la obra, o es mejor no creer en nada, como propugna otro? Por medio de situaciones incesantemente cómicas, los actores no cesan de dirigirnos sus preguntas . ¿Qué valor hay que otorgar a nuestra percepción de los seres y de las cosas? ¿Hay un pensamiento que se oculta y que intentamos desesperadamente aprehender? En definitiva, ¿no es la aventura humana la revelación del fracaso perpetuo de nuestras aspiraciones y el aviso de nuestros límites?

En un juego dramático que rechaza representar la anécdota, se revelan las grandes preguntas que se plantea la sociedad moderna: una  sociedad de mercado en la que el dinero es la referencia de calidad, en la que el compromiso no está dictado por la defensa de unos ideales sino por la defensa de los intereses particulares. Y, al final, el valor de los individuos no reside en lo que son, sino en lo que se puede hacer con ellos. Unos retos, un gran debate público, presentados en forma divertida en la tribuna de un teatro que brilla por su vivacidad y su humor.
.........................................................
Prólogo de Josep María Flotats

viernes, 2 de junio de 2017

... Ni yo soy yo ni tú eres tú





<<... Si yo soy yo porque soy yo,
 y tú eres tú porque eres tú, 
yo soy yo y tú eres tú. 
Si, por el contrario, 
yo soy yo porque tú eres tú, 
y tú eres tú porque yo soy yo, 
entonces ni yo soy yo ni tú eres tú...>>
...................


Debajo de las nubes blancas, cae la nieve.
No se ven ni las nubes blancas ni la nieve.
Ni el frío ni el resplandor blanco del sol.
Un hombre solo, con esquíes, se desliza.
Cae la nieve.
Cae hasta que el hombre desaparece y vuelve a su opacidad.
Mi amigo Sergio, que es amigo mío desde hace mucho tiempo, se ha comprado un cuadro.
Es una tela de aproximadamente un metro sesenta por un metro veinte.
Representa un hombre que atraviesa un espacio y desaparece.
 
                                   TELÓN
..............................................................................................         
                                                                                                                      
Arte, de Yasmina Reza